TIC y periodismo: superando la dicotomía

Se dice que el Internet y las nuevas tecnologías harán desaparecer a los medios tradicionales porque sustituirán la función informativa que tienen los segundos y superarán su barrera de tiempo, proveyendo a los nuevos medios la capacidad de informar de forma inmediata. Más importante es, sin embargo, pensar en la relación entre periodismo tradicional y periodismo moderno no en un sentido dicotómico, sino complementario, porque a fin de cuentas ambos campos poseen características que los hacen únicos y que no serán sustituibles porque, a juicio del suscrito, ya superaron esa prueba.
Continúa leyendo TIC y periodismo: superando la dicotomía

La alienación humana a través de las TIC’s


No quiero con este post dar a entender que las TIC, y particularmente el Internet, sean perjudiciales para las personas. No. Lo que sí es dañino es su uso…

Pues bien, hablando sobre el uso del Internet o de las TIC en el mundo desarrollado, que es donde se expresa mejor de manera material la Sociedad Red, nos topamos con el caso de los Hikikomori, en Japón, un fenómeno eminentemente urbano y alienante.

La primera vez que escuché sobre los hikikomori fue en una conferencia en la UCA, lo que me motivó a investigar un poco más. Resulta que este es todo un fenómeno social en Japón, una ciudad global*, por cierto, y todavía no se han hayado respuestas efectivas al mismo, no porque no existan, sino por la misma dinámica de la vida social de los habitantes de esta ciudad, además que la intervención en estos casos es más difícil, solo identificar a un hikikomori.

Sobre los hikikomoris, pueden informarse aquí. Pero me interesa más hablar de sus caracteristicas más peculiares…

Un hikimori es un adolescente o joven entre 14 y 29 años que se aíslan en sus cuartos, desde días hasta años, pierden todo contacto con el mundo real y se desarrollan a través de las TIC. Según comentaba Mario Mendoza -catedrático de la conferencia- y se mecionaba en algunos blogs, los hikikomori, por lo general, se levantan tarde, comen ligero -si es posible solo verduras cocidas, porque una enfermedad de la dentadura es lo único que podría sacarlos de la casa- o no comen, pasan zapping con la tele -pasando canales nada más, sin ver nada concreto-, juegan videojuegos, después en la compu, chatean por teléfono, muy a la medianoche van a buscar otra cosas que comer, y así hasta como a las 4 de la mañana que se duermen.

Son, por lo general, hijos únicos -muy común en las naciones orientales- y por ende son malcriados porque los padres les han mimado con todo, como una forma de sustituir su presencia -puede suponerse que habría más casos de hikikomori en hijos de directivos de empresas que en familias más unidas- ante la falta de tiempo que tiene el padre -en la mayoría de las veces- para atender a su hijo.

Para cualquier otro asunto, ahí está San Google, le preguntan cualquier cosa que ése todo lo sabe. Ahí les dejo, por cierto, un videíto, un cortometraje realizado en torno a este fenómeno cultural.

En los próximos post, esperen sobre un juego muy interesante que expresa bastante bien en lo que puede gastar su tiempo un hikikomori. Y aunque lo crean o no, ese es el futuro de las redes sociales… así que tengan cuidado.


  • El concepto de ciudad global remite al conjunto de ciudades que se han convertido, para diversos mercados internacionales, en espacios transnacionales de inversión, creación de empresas y producción de servicios y medios financieros. Y en todo este proceso han influido bastante las TIC. Éstas han posibilitado la dispersión geográfica y la integración simultánea de numerosas actividades. Las condiciones de acceso de dichos recursos ha configurado la distribución espacial de las grandes ciudades, donde se encuentran los mayores usuarios de tales recursos, es decir las grandes empresas. Consideradas como centros mundiales de mando, estas ciudades han procurado dispersarse territorialmente -a escala nacional y mundial- concentrando siempre los recursos económicos. Dicha dispersión espacial y concentración económica ha sido posible gracias a las telecomunicaciones.
    Más información pulsando aquí

Sobre la nueva era

Mucho nos llama la atención esta nueva sociedad en la que nos estamos envolviendo. Existen algunas cosas que todavía no logramos entender, porque simplemente nos han enseñado que la sociedad es estática, o mejor dicho, que va en una sola dirección, y que para todo debe existir un orden, generalmente de consenso, donde todo funciona según algo predeterminado.

Pues la realidad es otra. En ese sentido, cómo podemos hablar de un origen de esta nueva era…?

Cuando inicia la globalización, a causa de la cuarta gran revolución -la de la tecnología-, muchas formas en que estaba estructurado el orden social empiezan a cambiar… como la economía. Actualmente, ya no se habla de economía en términos nacionales, sino en el ámbito virtual: el famoso e-comerce es una realidad, y ello ha configurado muchos estratos más del orden social, como la política, las instituciones sociales como la escuela, la religión, la familia, los valores, la cultura y porqué no, las relaciones sociales.

Dicho proceso de le llama como desinstitucionalización de la vida social, porque lo que ya teníamos estructurado que era nuestro entorno en el cual nos ibamos a desenvolver se ha reconfigurado alrededor de nuevas herramientas o instituciones, como lo es las Tecnologías de la Información y Comunicación.