De metas y fracasos

Hace más de dos años escribí una entrada sobre lo que había hecho y las metas que me proponía para un año nuevo.

Hoy, puedo decir lo siguiente:

  • Sigo leyendo pocos libros, al menos en su formato impreso.
  • Borré el blog En busca de la pasta perfecta porque aunque cocino casi a diario (por necesidad), como normalmente solo, así que no hay quién diga qué tal me quedó la comida. Nunca actualicé ese blog, si con costo actualizo éste.
  • No he aprendido a tocar la guitarra. Es más, me compré una armónica que he tocado muy pocas veces.
  • No aprendí HTML ni PHP. Me metí a uno que otro curso online para aprender a programar en Web pero nunca les doy continuidad.
  • No he terminado mi tesis de sociología. Sobre esto no tengo más que hablar porque me hace sentir mal cada vez que lo hago.
  • No he bajado la panza. Es más, la he subido y ya esto me empieza a preocupar.
  • No he leído Cien años de soledad… me sigue dando miedo a defraudarme. Tampoco terminé esos otros tres libros que estaba leyendo porque dos no eran míos y el otro… pues el otro me desencantó.
  • No he subido todas mis fotos a la Web. Creé una galería en mi dominio pero nunca he subido mis fotos. Algún día lo haré.
  • Tampoco terminé de aprender inglés y francés, aunque debo decir que ahora los practico con más frecuencia, al menos en la escritura.

Sin embargo, sí aprendí a valorar más a las personas, a quererme como soy, a disfrutar la vida y la compañía con la soledad, descubrí nuevos sonidos, nuevas amistades, cambié de trabajo, de casa, de ambientes.

Y estoy aprendiendo a vivir solo. A acompañarme de la soledad.

Con todo lo anterior, mi única meta para este año es aprender a ser disciplinado. 😛