Mi primer acoso

Mi primer acoso ocurrió cuando estaba en preescolar, a principios de los noventa.

En ese entonces, si no jugábamos las Tortugas Ninjas o el anda-anda en el patio, nos escondíamos en el recreo debajo de las mesas donde jugaban las niñas y les levantábamos las faldas. En respuesta, ellas nos pateaban o golpeaban con unas escobas de esas para jugar a la casita -porque cada quien asumía perfectamente su rol impuesto- hasta que llegaba la profe a sacarnos. Tenía yo como 4 o 5 años.

Luego de eso, estoy seguro que en mi adolescencia más que alguna cosa le habré dicho a las chavalas que veía pasar en la calle, en mi adolescencia o cuando estaba con los broderes del barrio. La presión social, dirían algunos, pero igual no justifica lo que hice/dije a una que otra mujer, que probablemente me habrá visto con cara de “y-vos-tan-chiquito-qué-vas-harías-conmigo-si-te-hago-caso”.

Pero la verdad es que nunca me nació eso de decirles cosas a las mujeres. No por respeto, sino porque me daba pena. Tal vez por eso mi acoso ha sido fundamentalmente visual, pues confieso que he desnudado con la vista a más de alguna maje guapísima que pasa frente a mí en el bar o la calle, procurando la mayoría de las veces que no se de cuenta ella o quienes están a mi alrededor.

También he sufrido acoso, en diferentes escenarios y tanto de mujeres como de hombres, pero no tan graves como las cosas que he escuchado de amigas y conocidas.

Hoy en día, agradezco esa pena que no me permitió gritarles cosas feas a las mujeres. Esa pena -y algunos cientos de horas de capacitación- me han hecho percatarme de que no somos perfectos, que erramos, pero que también podemos ser mejores.

***

Conocé más sobre la campaña #MiPrimerAcoso aquí.

#infiniteHT para lo inopinable

Propongo #infiniteHT en Twitter para esas cosas que encontrás en Internet y sobre las que no sabés qué opinar.

Véase, por ejemplo este caso:

¿Qué pensar sobre esto?

He aquí las dudas que surgieron sobre qué hashtag poner ante el enlace compartido:

  • ¿Qué se hizo ese artículo del END al que hace referencia el artículo?
  • ¿Quién es Ariel Bravo?
  • ¿Quién escribió ese artículo en END?
  • ¿Cuál es ese artículo de opinión del autor de la nota?
  • ¿Qué música le gusta ahora al joven periodista de END?
  • ¿Quién escribió ese artículo para El País Digital?
  • ¿Por qué ese artículo está en un en un micrositio de la Universidad de Delaware?
  • ¿Quién hizo ese microsite?
  • ¿Y cuándo lo hizo? ¿Hace cuánto? ¿Y por quéeeee?

14 metas para el 2014

Este fin de semana fue de cambios. Desde que al fin tramité y conseguí mi título de Comunicación social, me percaté que puede proponerme cosas puntuales y cumplirlas, si realmente me lo propongo. Así pasó con el Martin (o “el bullet”, como prefiere llamarlo el Urroz y otra gente).

Así pues, y dándole seguimiento a una lista de cosas que debí haber hecho hace mucho, me propongo a continuación catorce metas a cumplir en este 2014:

  1. Tramitar mi título de Comunicación social. DONE!
  2. Enderazar y pintar mi carro. DONE!
  3. Bajar la panza.
  4. Dejar de comer carne roja. DONE!
  5. Terminar mi tesis de sociología (y conseguir ese título también).
  6. Aprender a tocar guitarra.
  7. Aprender a tocar armónica.
  8. Aprender a programar.
  9. Hacer un viaje largo (en tiempo o distancia).
  10. Andar más en bicicleta y menos en carro.
  11. Terminar de estudiar inglés. DONE!
  12. Emprender un proyecto propio.
  13. Leer Cien años de soledad.
  14. Ahorrar como se debe.

Este post irá actualizánse conforme vaya cumpliendo mis metas.

 

Mi prima Fabiola [servicio social]

No escribo normalmente en mi blog porque siempre digo que no tengo tiempo. Pero esta vez las circunstancias lo ameritan.

Mi familia está organizando una campaña con el objetivo de recoger fondos para una operación mega cara que se tiene que hacer una prima mía (pueden leer más en la descripción de este evento). La operación es una cirugía de emergencia e implica una delicada técnica de procedimiento estándar  llamada comúnmente Técnica de Whipple (nombre científico impronunciable), en honor al cirujano que la mejoró. Es un procedimiento sumamente arriesgado y prolongado (de 6 a 10 horas la operación y posteriormente casi una semana en cuidados intensivos).

Acá unas ilustraciones extraídas de un sitio Web especializado en el tema, para que se hagan una idea del antes y después de la operación:

(Recomiendo leer la historia de cómo llegó Allen Whipple a esa técnica. Son dos páginas en inglés comentando el reporte de 1945 escaneado).

El domingo 9 de marzo se realiza un bazar a partir de las 7 Am en la Colonia Centroamérica, frente a la Iglesia de Fátima. Va a haber de todo (lo que se pudo recoger en la semana de organización del evento, entre las redes sociales de mi familia). Un amigo de mi mama hizo un evento en Facebook donde pueden ver algunas fotos y más información al respecto.

El próximo sábado 15 de marzo se realiza un bingo, en el mismo día de la operación. Éste lo organiza la jefa de una hermana de mi prima.

Además, entre la familia y amistades se ha recogido algo de dinero, ya sea en especies (Fundación DICEGSA donará unas grapas especiales para la operación) o a través un par de cuentas bancarias:

  • Cuenta en BAC Nicaragua en dólares no. 357831288, a nombre de Yma Yara Borge de Lemos.
  • Cuenta en BANPRO en córdobas no. 10023200528529, a nombre de Vera Borge Maltez.

A mí me gustaría hacer un pequeño concierto, que no incurra en muchos gastos pero dejé buenos réditos. De baja producción, pues, en vista que se tendría que hacer el viernes o sábado del fin de semana en que operan a mi prima. Ya tengo en mente una que otra persona o dúo y sigo indagando en cuál será el lugar más adecuado, así que en esto no me vendría mal un poco de ayuda.

¿Qué me recomiendan?

De metas y fracasos

Hace más de dos años escribí una entrada sobre lo que había hecho y las metas que me proponía para un año nuevo.

Hoy, puedo decir lo siguiente:

  • Sigo leyendo pocos libros, al menos en su formato impreso.
  • Borré el blog En busca de la pasta perfecta porque aunque cocino casi a diario (por necesidad), como normalmente solo, así que no hay quién diga qué tal me quedó la comida. Nunca actualicé ese blog, si con costo actualizo éste.
  • No he aprendido a tocar la guitarra. Es más, me compré una armónica que he tocado muy pocas veces.
  • No aprendí HTML ni PHP. Me metí a uno que otro curso online para aprender a programar en Web pero nunca les doy continuidad.
  • No he terminado mi tesis de sociología. Sobre esto no tengo más que hablar porque me hace sentir mal cada vez que lo hago.
  • No he bajado la panza. Es más, la he subido y ya esto me empieza a preocupar.
  • No he leído Cien años de soledad… me sigue dando miedo a defraudarme. Tampoco terminé esos otros tres libros que estaba leyendo porque dos no eran míos y el otro… pues el otro me desencantó.
  • No he subido todas mis fotos a la Web. Creé una galería en mi dominio pero nunca he subido mis fotos. Algún día lo haré.
  • Tampoco terminé de aprender inglés y francés, aunque debo decir que ahora los practico con más frecuencia, al menos en la escritura.

Sin embargo, sí aprendí a valorar más a las personas, a quererme como soy, a disfrutar la vida y la compañía con la soledad, descubrí nuevos sonidos, nuevas amistades, cambié de trabajo, de casa, de ambientes.

Y estoy aprendiendo a vivir solo. A acompañarme de la soledad.

Con todo lo anterior, mi única meta para este año es aprender a ser disciplinado. 😛